26 Mar

¿Detox o no detox? Descubre cuál te conviene según tu estilo de vida

detox estilo de vida

detox estilo de vida

Descubre cuál tipo de detox te conviene.

Hacer detox es una práctica que ha ganado popularidad en los últimos años. No necesitas ser un apasionado a la vida sana para sentirte motivado a hacer un detox. Actualmente los profesionales en salud holística recomiendan hacer detox por periodos de tiempo por distintas razones:

  • La obvia: eliminar toxinas del cuerpo u órganos específicos
  • Las menos obvias: ayudar el cuerpo a sanar enfermedades crónicas y malestares relacionados, impulsar la pérdida de peso, darle descanso al estómago, acabar con la retención de líquidos, identificar agentes causantes de alergias o sensibilidades, y más.

Para hacer una desintoxicación es bueno saber el por qué lo estamos haciendo, cual es nuestra intención y nuestras metas. Si no eres un profesional en la salud y tienes pocos conocimientos sobre salud nutricional, es muy recomendado, casi que necesario que apoyes tu proceso con un profesional en salud nutricional.  ¿Por qué? depende de tus metas y tu condición de salud; no queremos que el detox te lleve a sentir peor al final. Y además porque te guiará al tipo de detox adecuado según tu estilo de vida.

En mi práctica  de asesorías nutricionales suelo recibir personas entusiasmadas con hacer un detox. El primer tipo de desintoxicación que se les viene a la mente, o tal vez el más popular, es el de sólo jugos. Pero una desintoxicación de sólo jugos no es recomendado para todas las personas en todos los momentos de su vida pues tu estilo de vida determinará si podrás culminarlo con éxito o no.

Estos son los 3 tipos de detox que actualmente manejo con mis clientes según sus requerimientos y estilos de vida. También dependiendo de sus metas es posible fusionarlos y potencializar los resultados:

  • De Ayuno – sólo jugos:

Este es el más popular últimamente. Consiste en tomar sólo jugos o zumos de vegetales y frutas durante un periodo de tiempo. Es realmente el más intenso de los detox. Suelo llamarle “Detox espiritual” porque realmente requiere un alto grado de conexión contigo mismo, de voluntad, de alza de consciencia, de auto-compasión y de poca interacción con personas y objetos de energías alteradas. No es para todo el mundo pues para una persona con un estilo de vida agitado, que trabaja fuera, moviéndose todo el tiempo de lugar, interactuando con más personas y con alto gasto energético, hacer este detox puede ser un intento fallido.

Este es recomendado para quienes pasan todo el día en casa y tienen la disponibilidad de prepararse sus jugos todo el día. Tal vez durante la semana laboral normal te queda difícil; pero si puedes tomarte unos días libres para ti y hacer este plan, sería lo ideal. O también hacerlo durante el fin de semana que puedas quedarte en casa.

  • Crudo vegano:

Este detox comprende alimentos vegetales sin cocinar por un periodo de tiempo. Tus comidas serán: frutas, vegetales, ensaladas frescas, germinados y jugos. Este tipo de detox lo recomiendo para aquellos quienes desean desintoxicarse pero su estilo de vida agitado no les permite guardar el reposo y la calma que puede requerir un detox de jugos, y son conscientes de su gran fuerza de intención. Para este detox necesitas planeación de alimentos o food prepping: preparar tus ensaladas por adelantado para llevarlos a donde salgas y te vayas a sentir con hambre, cargar con tus snacks de frutas y tus jugos.  También es recomendado para quienes están siempre en casa pero no se sienten seguros si puedan llevar a culminar un plan de sólo jugos.

  • De eliminación:

Este es tal vez el menos intenso de los detox, aún así es muy efectivo para quienes lo realizan con disciplina. En este tipo de detox se come relativamente normal pero se eliminan ciertos grupos de alimentos los cuales se identifican como posibles causantes de sensibilidad: azúcares refinados, alimentos conteniendo gluten, lácteos, embutidos, huevos, aceites refinados, sal refinada, cierto grupo de vegetales, derivados de la soya, cafeína, alcohol, algunas carnes animales, o incluso quitarlas en su totalidad.

Este tipo de detox es perfecto para quienes les interesan recibir grandes beneficios, ver cambios en su cuerpo y salud sin irse al extremo de sentirse que no pueden comer nada. También para quienes tienen estilo de vidas agitados. Lo que se necesita al igual que el anterior es food prepping o planeación de alimentos.

Si te interesa saber más sobre cómo acceder a un plan de desintoxicación de eliminación, te invito a que chequees mi programa de desintoxicación llamado “10 días transformación y detox” el cual fue lanzado en Enero 2016 en colaboración de una colega también coach nutricional, Vesna Gino, y ha ayudado a cientos de personas en Latino América y Estados Unidos a alcanzar sus metas de salud.

¿Alguna vez has hecho una desintoxicación o te ha llamado la atención? Déjame saber tu experiencia con los detox o cualquier preguntas que tengas al respecto.

Con amor,

Andrea

06 Mar

5 errores que se cometen cuando se desea perder peso

errores que se cometen cuando se desea perder peso

errores que se cometen cuando se desea perder peso

Conoce los errores que se cometen cuando se desea perder peso.

Escribo este artículo sobre los errores que se comenten cuando se desea perder peso pues perder peso es de los temas que más piden los lectores del blog, pero no todo se trata de consejos sobre qué hacer. Es necesario conocer qué no hacer cuando se desea perder peso. Estos son los 5 errores más comunes que se cometen cuando se desea perder peso.

  1. Volarse las comidas

Sé que no es la primera vez que escuchas el “no te saltes las comidas”. Pero déjame y te explico por qué. El volarse las comidas es una saboteador cuando se desea perder peso porque lo que dejas de comer en un momento, tu cuerpo lo termina pidiendo y hasta más en el momento siguiente.

El cuerpo es un ser inteligente por sí mismo, y las calorías y nutrientes que no le has dado en un momento se transforman en una gran ansiedad que te lleva a comer de más en la comida siguiente. Lo que no te comiste en el desayuno quieres comértelo en el almuerzo, más el almuerzo. O si no comiste suficiente en el almuerzo te darán ganas de comerte de todo en el momento de la merienda o en la cena.

Además, el volarte las comidas puedes volver lento tu tránsito intestinal: no vas al baño lo ideal, acumulas material tóxico dentro de ti, y no pierdes ningún kilo.

Es clave aquí, entender las porciones que sacian a tu cuerpo y entender los alimentos que le hacen mejor y te facilitan la pérdida de peso.

2. Desayunar ligero

¡Este es de los errores más graves! Ahora que ya sabes el error mencionado anteriormente, te explico por qué el desayuno es aún más importante. Sí, es cierto, es la primera comida del día y se llama desayuno: DES-AYUNO. Es decir, vas a romper el ayuno. Después de tantas horas sin comer en la noche y mientras dormías, los órganos y la sangre se balancearon y están más vulnerables a lo que sea que le des de primero. La chatarra que comes en el desayuno te afecta doblemente y la falta de nutrientes en el desayuno te mantendrán con hambre todo el resto del día.

El desayuno es el primer impulso de energía y salud que puedes darle a tu cuerpo. Si tu desayuno es pobre en macro y micro nutrientes, te los seguirá pidiendo el resto del día pues habrá un bache de nutrientes que nunca le diste. A mitad de mañana tendrás hambre sin falta, la cual si no es suplida allí con las comidas correctas, te llevarán a un hambre profunda en el almuerzo. Esto te lleva a perder el control sobre lo que de de verdad deseas comer en el almuerzo pro-pérdida de peso.

Mi consejo: toma un desayuno balanceado entre carbohidratos almidonados integrales, proteína animal o vegetal, algo de grasa y alimentos ricos en micro nutrientes (vitaminas y minerales) como los vegetales y las frutas. Un desayuno en el que le proporciones al cuerpo lo mejor posible.

3. No tomar suficiente agua

Les recuerdo que el agua es el primer nutriente esencial. Sin agua, habrán muchos otros nutrientes como las vitaminas y minerales que no podrán ser digeridas. El agua es además desintoxicante natural de los órganos y el cuerpo en general; y el no tomar suficiente te ocasiona retener líquidos en el cuerpo y por tanto no puedes perder peso de la forma como lo deseas.

La retención de líquidos es un método de prevención del cuerpo contra las toxinas que se quedan localizadas; el cuerpo retiene líquido para mantenerlas “diluidas y aisladas” y que no se vayan a los órganos. También la retención de líquidos ocurre cuando el cuerpo no está recibiendo suficiente agua y se ve obligado a guardar un poco de agua dentro de sí para poder funcionar en el tiempo. Sea cual sea el caso, se debe a que no estás tomando suficiente agua. Lee el artículo “Cuánta agua necesita específicamente tu cuerpo”.

4. Quitar los carbohidratos almidonados (alias: las harinas) completamente

Los carbohidratos complejos ricos en almidón, mejor conocidos y mal generalizados como “harinas” son un macro nutriente importante para nuestro cuerpo. Pero se deben tener tres consideraciones importantes:1,  realmente no necesitamos muuuuchos carbohidratos en nuestro día a menos que seamos deportistas de alto rendimiento o hagamos actividad física exigente e intensa varias veces al día. 2, que se deben consumir aquellos cuya naturaleza es integral. Y 3, que si bien puedes bajar de peso rápidamente quitándolas por completo, el día que quieras comerlas nuevamente, te estancas en la pérdida de peso y terminas recuperándolo.

Yo recomiendo comer una en la mañana pues de seguro será completamente usada durante el transcurso del día. Además si eres de los que hace actividad física en la mañana será necesaria para re-balancear el cuerpo después de ella. Si te gusta hacer ejercicio en la tarde, puedes incluir otra como merienda post-ejercicio. Pero el resto de comidas del día puedes disminuirlas e incluso obviarlas. Ah! y que siempre sean integrales es esencial. Estas las consigas en granos integrales como la avena, la quinua, amaranto, trigo integral, etc, en tubérculos como las papas y ñames, en legumbres como los frijoles, lentejas y garbanzos.

5. Consumir productos de dieta

Los alimentos diet, light, zero, bajo en calorías, etc, son de los más grandes engaños de la industria alimenticia. En un alimentación para perder peso es importante consumir alimentos realmente naturales, no procesados ni refinados de ninguna forma.

Si eres de los que acostumbra a comprar galleticas o snack light para las merienda, te sugiero reemplazarlo por una opción natural. Por ejemplo una fruta, un puñado de nueces, una tacita de avena cocida con canela, un jugo verde que incluya alguna fruta, etc.

Si bien es cierto que esto requiere de tu planeación de alimentos, también es cierto que te permitirá ahorrar dinero, y promoverá tu pérdida de peso.

Conclusión

Lleva una alimentación natural, cero procesados y refinados. Balancea los carbohidratos y los demás nutrientes en tus comidas. Y toma mucha agua.

¿Has detectado tus errores en este proceso de perder peso? Déjame saber.

Con amor,

Andrea

13 Feb

Ideas de menús saludables para la semana

ideas de menús saludables

Te comparto algunas ideas de menús saludables para la semana.

Estas ideas de menús saludables y balanceados son inspirados justamente en mis comidas. Están muy orientadas hacia un estilo de alimentación latinoamericano pues involucra alimentos que por tradición cultural y gastronómica han hecho parte de nuestras vidas. Aún así, aquí los combino de formas diferentes a las que estamos acostumbrados, pues busco realmente balancear el plato.

Un plato balanceado es aquel que posee macronutrientes y micronutrientes naturales, según los requerimientos de tu cuerpo. Estas ideas de menús saludables son perfectas para una persona con el siguiente perfil:

  • Actividad física moderada. 30 minutos al día.
  • Salud estable. Sin condiciones crónicas, síndromes, enfermedades.
  • Busca mantener su peso en rangos saludables
  • Actividad durante el día pasiva a moderada.

Quiero recordarte que si tu intención es cuidar tu peso, debes tener control sobre los macronutrientes que consumes, y debes ser muy generoso con los micronutrientes. Los macronutrientes son las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Los micro nutrientes las vitaminas y minerales, las cuales se encuentran en mayor cantidad en los vegetales y frutas.

Consejos generales

Si deseas perder peso saludablemente y no haces tanta actividad física como quisieras, debes moderar el consumo de carbohidratos almidonados. Estos alimentos son la gasolina del cuerpo cuando realizamos actividad física intensa o nos mantenemos en mucho movimiento durante el día. Por tanto, si no realizas tanta actividad física ni te mantienes activo durante el día, tu cuerpo realmente no esta necesitando tanto de estos alimentos, como panes, pastas, papas, ñames, maíz, arroz, trigo, galletas, etc.

Si ese es tu caso y logras identificar carbohidratos almidonados en todas las comidas de tu día, un buen comienzo es reducir su ingesta y no comerlas en todas las comidas del día.

Si realizas actividad física intensa en la que intervienen tus músculos, la proteína debe estar presente. No es necesario consumir cantidades exageradas de ella; una porción que ocupe el 25% de tu plato o del tamaño de la palma de tu mano.

Y en general, preferir siempre grasas naturales, sin procesar, como las encontradas en los pescados, en las semillas, aguacate, coco, aceitunas,  o en aceites extra virgen. Consumirlas con mucha moderación, 1-2 cucharadas al día hacen el trabajo bien.

Ideas de menús saludables

Desayunos

ideas de menús saludables

  • 2 huevos revueltos (o 4 claras) con abundantes vegetales salteados en aceite de coco extra virgen, acompañado de 1 arepa asada de maíz o de arroz integral o de quinua.
  • 4 cucharadas cocidas de hojuelas de avena con canela en polvo, semillas o nueces, acompañado de una porción de fruta al gusto
  • Salteado de champiñones, cebollas, espinaca y tomates, acompañados de una tostada de pan 100% integral

Almuerzos

ideas de menús saludables

  • Ensalada fresca de lechugas rizada, pimentones y rábanos, acompañados de 1 taza de frijoles o lentejas hervidas.
  • Pechuga de pollo con brócoli y zanahorias tajadas al horno
  • Filete de pescado asado acompañado de espinaca salteada en aceite de coco y quinua cocida con cebolla

Cenas

  • Sopas de vegetales variados
  • Tiras de pollo salteadas con pimentones y cebollas, sobre una cama de hojas verdes al gusto
  • “Tacos” de lechuga romana rellenos de salteado de vegetales al gusto y 1 proteína animal (al gusto).

Estas son simplemente ideas de menús saludables. Lo divertido de ellas es que son el empujoncito de inspiración para que tú las prepares según tus gustos y sazones con las especias y vegetales que más te gusten.

¿Cuáles son tus opciones de comidas normalmente? Escríbeme si tienes preguntas sobre la preparación de alguna de estas ideas.

Con amor,

Andrea