26 Dic

Actividad práctica: Crea los compromisos para el año nuevo

compromisos para el año nuevo

compromisos para el año nuevo

¿Pensando en las metas y compromisos para el año nuevo?

Estamos en esa época del año en la que nos hacemos nuevos compromisos para el año nuevo que empieza. Pero a veces nos lo tomamos muy a la ligera y esperamos 5 minutos antes de las 12 de la noche del 31 de Diciembre para comernos las 12 uvas y con ellos inventarnos 12 metas para el año siguiente.

Mi invitación es que no lo dejes para ese momento y que empieces a reflexionarlo ya. Estamos a menos de 1 semana para comenzar el año 2017; momento perfecto para pensar en lo que fue del 2016 y diseñar un lindo camino para el 2017.

Piensa en un día de esta semana en el que puedas destinar 1 hora de él para hacer esta actividad (preferiblemente antes del 31 de Diciembre para que no lo hagas afanado). Determina inmediatamente una hora exacta y un lugar sin interrupciones donde podrás hacer este ejercicio. Prepara lapicero y papel. Si te sientes aún más creativo puedes utilizar marcadores y colores para hacerlo más inspirador.

El día del ejercicio, te localizas en tu lugar y divides la actividad en 3 partes:

Parte 1:

  • Empieza por escribir una acción de gracias por el año vivido. Primero agradece por la vida misma y cada día vivido.
  • A medida que escribes, nombras y agradeces  1 a 1 por los motivos específicos o grandes acontecimientos que merecen sin duda alguna ser resaltados.
  • Luego agradece por cada 1 de las personas que hicieron parte importante del año: primero por aquellas personas que te trajeron mucha alegría, amor, buenos momentos. Luego agradece también por cada persona que trajo consigo un aprendizaje por medio de una situación difícil.
  • Siguiendo el hilo de los aprendizajes, continúa agradeciendo por las situaciones difíciles que llegaron a tu vida este año y los aprendizajes que trajeron consigo.
  • Termina la acción de gracias, agradeciendo por cualquier cosa más que llegue a tu corazón y tu mente en ese momento.

Parte 2:

Cierra los ojos, y haz una serie de 10 de respiraciones suaves y profundas por la nariz. Es decir, inhalas 10 veces y exhalas 10 veces, sólo por la nariz.

Con cada respiración te sientes más relajado y a medida que vas respirando, llamas a Dios y tus ángeles guardianes y arcángeles, para que te acompañen en ese momento. Les pides que te llenen de inspiración y guíen tu mano al escribir los compromisos para el año nuevo. Al final de las 10 respiraciones te sientes totalmente rodeado del cálido amor infinito de Dios y sus ángeles.

Parte 3:

Esta tercera parte recomiendo hacerla en una hoja suelta la cual puedas guardar en tu billetera o monedero y lleves contigo a todos lados, de ese día en adelante.

Imagina que es la última semana de Diciembre del 2017 y estás recordando todo lo hecho y logrado durante ese año. Cuáles serían esas 5 cosas que quisieras haber logrado para final de 2017? Estos serán los 5 grandes proyectos o metas para el año que empieza. Cuida que sean metas medibles, es decir, metas a las cuales puedas trabajar por medio de tareas realizables. Por ejemplo: “para Diciembre de 2017 quiero haber combatido las migrañas naturalmente y dejar los fármacos que me la controlan actualmente”.

Luego toma 1 a 1 y escribe 5 tareas o compromisos que puedes empezar a hacer desde ya o en el corto plazo que te lleven a la ejecución de cada una de esas metas o proyectos. Sé lo más específico al mencionar cada tarea; no dejes espacios a dudas posteriores sobre qué hacer o cómo hacerlo. Al lado de cada tarea, ponte una fecha límite de ejecución: Por ejemplo:

  1. Empezar tratamiento con un profesional de medicina alternativa. Consultar alternativas en medicina china y homeopatía. Sacar citas con 4 médicos alternativos diferentes de la ciudad y evaluar cuál es de mi conveniencia. Fecha límite: Enero 20
  2. Añadir vegetales generosamente en las 3 comidas principales. Imprimir 10 ideas de recetas diferentes para prepararme. Fecha límite: Enero 10
  3. Reducir alimentos conteniendo gluten: comerlo 1 vez a la semana máximo. Reemplazar alimentos. Fecha límite: Enero 10
  4. Involucrar 30 minutos de actividad física de Lunes a Viernes. Actividad física a hacer: trotar 2 veces a la semana, HIIT 2 veces a la semana, Yoga 1 vez a la semana. Encontrar rutinas en Youtube. Fecha límite: Enero 2.
  5. Meditar 5 minutos cada mañana antes de levantarme de la cama. Fecha límite: Enero 2

Empieza por ponerle tareas a aquellas que pueden empezarse a ejecutar lo antes posible. Al finalizar la tercera parte, agradece por este momento de conexión contigo mismo. Guarda el papel en tu billetera o monedero o en un lugar siempre visible. Y disponte a llevar a cabo tus compromisos para el 2017 desde ya!

¿Cuáles son tus compromisos para el año nuevo? Es momento de ponernos manos a la obra.

Con amor,

Andrea

24 Nov

El Arcángel Rafael y las enfermedades

El arcángel Rafael nos ayuda a entender las enfermedades como oportunidades de transformación y crecimiento espiritual.

Tal vez el arcángel Rafael es uno de los más nombrados en la actualidad y lo relacionan mucho con los enfermos. De hecho se le ha llamado popularmente el patrón de los hospitales o de los enfermos.

 

Su nombre significa “curación de Dios” y su aura es de color verde esmeralda.

Los ángeles nos ayudan a entender las enfermedades como el reflejo de nuestra consciencia. Todo lo que sufre un cuerpo a nivel físico es un reflejo de lo que mente sufre en silencio.

¿Alguna vez has escuchado que las enfermedades son causadas por un patrón emocional? La mayor exponente de esta perspectiva clínica en las últimas décadas es la norteamericana Louise Hay. Se ha hecho famosa por sus terapias alternativas y sus libros en los que ensena cómo sanar enfermedades físicas por medio de la transformación de patrones de pensamientos ligados al miedo.

Obviamente ella no es la primera persona en hablar de estos temas. Las culturas ancestrales como la china y la india, basaban sus sistemas de sanación en esta relación de holística.

El arcángel Rafael es ese amigo de luz que nos apoyará nuestro proceso real de sanación. Hay una gran diferencia entre curar y sanar. La medicina moderna busca la curación de los síntomas. Es decir, la curación ocurre a nivel externo. Las medicinas ancestrales, también conocidas como alternativas, buscan la sanación. La sanación ocurre cuando se le da un fin real a toda la enfermedad por medio de la transformación de la mente y el alma; ocurre a nivel interno.

Con esto no quiero decir que la medicina occidental esté mal y debamos ignorarla. Al contrario, puede ser muy poderosa cuando se hace el trabajo interno paralelamente. Lo que sí es cierto es que la medicina occidental por sí sola no servirá de nada si no se trabaja a nivel de consciencia el patrón de miedo que vive dentro de nuestra mente y alma. Se podrán curar los síntomas por un rato pero vuelven a salir a la luz en la forma de la misma enfermedad o incluso otra, si no se hace el trabajo a nivel de conciencia.

Trabajamos este tema de las enfermedades después de todas las leyes universales de la energía pues la enfermedad es la materialización de un miedo latente dentro de nosotros. Recuerda que los miedos son manifestaciones de la falta de amor propio que todos debemos trabajar de tantas formas.

Desde enfermedades tan comunes como una gripe hasta un cáncer son alertas rojas que el cuerpo lanza para hacernos conscientes de aquel patrón que debemos trabajar.

Llama al Arcángel Rafael para apoyarte en el proceso de sanación de una enfermedad. Recuerda que lo que el alma calla, el cuerpo lo grita. ¿Cómo te está hablando tu cuerpo? ¿Qué síntomas son persistentes en tu cuerpo?

Ahora quiero saber de ti! Cuéntame qué enfermedades son recurrentes en tu vida para juntos en esta comunidad ayudarte a identificar el miedo que lo está generando.

Con amor,

Andrea

17 Nov

Aclaremos el concepto del amor propio

Entendamos lo que significa el amor propio realmente.

Hace unas semanas recibí un comentario en un video de Jueves Espiritual, en el que se notaba muy confundido el concepto de amor propio. Sé que este tema se ha hablado en contadas ocasiones en Jueves Espiritual pero honestamente nunca está de más. Porque honestamente nunca nos amamos de más y aún no logramos comprender la magnitud del amor propio. Todos estamos faltos de amor propio.

Esa falta de amor propio la manifestamos en todas las facetas de nuestra vida y se muestra de muchas formas aunque no seamos conscientes de ellos. Tenemos relaciones interpersonales tormentosas o poco satisfactorias, nos vemos envueltos en situaciones difíciles y que generan dolor, sentimos angustia, miedo y ansiedad, nos apegamos a personas, lugares, objetos, nos enfermamos, no logramos manifestar lo que realmente queremos para nuestras vidas, ni la pareja soñada, ni el empleo u ocupación perfecta, ni el bienestar físico y de salud que quisiéramos.

Dios y sus ángeles me han enseñado que toda “mala situación” que ocurre en nuestra vida, nace de una misma raíz: falta de amor propio.

Lo que definitivamente NO ES amor propio:

Se suele mirar mal al amor propio pues lo han confundido con “tener un ego muy grande”. Empecemos por aclarar estos conceptos.

  • El ego es esa necesidad de reconocimiento; ese deseo de aceptación por el ambiente externo. El ego necesita sentirse aprobado por el ambiente externo para sentirse feliz. El amor propio no busca aprobación en nadie ni nada pues sabe que por defecto de nacimiento cuenta con la aprobación de Dios.
  • El ego siempre se está comparando con el mundo exterior y busca satisfacer su sed de felicidad eterna, por medio de los seres externos. El amor propio sabe que la única felicidad eterna yace dentro de sí y que no necesita sentirse amado por nadie más, pues por defecto ya vino colmado del amor eterno de Dios.

34 ejemplos reales en los que se refleja falta de amor propio (desde los más burdos hasta los más sutiles):

  1. Fijación en la apariencia física. No gustas de tu cuerpo, alguna parte de él o tu apariencia física en general
  2. Criticas mucho a los demás
  3. Vives de las apariencias
  4. Publicas muchas selfies
  5. Necesitas ver muchos likes en tus fotos
  6. Pánico escénico
  7. Perfeccionismo
  8. Materialismo. Alta fijación en el dinero o en la acumulación de posesiones físicas.
  9. Maltrato a los demás
  10. Intolerancia, irritabilidad, humor muy cambiante
  11. Nerviosismo. Crisis nerviosas
  12. Depresión
  13. Abusos por parte de los demás
  14. Decir mentiras constantemente o que te digan muchas mentiras a ti
  15. Sentirte atrapado por las deudas
  16. Apegos a personas, cosas, lugares, situaciones
  17. Ver a los demás más bonitos y mejores que a ti mismo
  18. Miedo a correr riesgos
  19. Relaciones de parejas difíciles: infidelidades, maltratos, mentiras
  20. Cambiar de pareja muy seguido
  21. Esperar que otro cambie
  22. Sentirse víctima de algo o alguien más
  23. Dificultad de expresar sentimientos y pensamientos
  24. Complacer excesivamente a los demás
  25. No saber decir que no
  26. Insatisfacción laboral. Malos retribuciones monetarias.
  27. Adicciones: alcoholismo, drogas, a comida
  28. Querer cambiar “las cosas actuales”
  29. Resignación
  30. Necesidad de tener el control de todo
  31. No sentirse merecedor de algo
  32. Estrés
  33. Celos
  34. Todas las enfermedades

Y la lista puede continuar.

Recuerda, toda situación difícil que te esté ocurriendo se sana con una sola cosa: amor propio. Se necesita identificar primero el patrón o la forma como se está manifestando el ego para empezar a controlarlo por el amor.

Me preguntan comúnmente: ¿Y entonces cómo fortalezco mi amor propio? al amor propio no hay que fortalecerlo; el amor propio siempre ha estado estado allí como un conmutador de encender y apagar de esos en los que puedes graduar la intensidad de la luz. Él simplemente espera a ser encendido y a medida que te haces más consciente de las manifestaciones del ego que rigen tu vida, más intensidad va ganando esa luz.

¿Con cuales de estas manifestaciones de falta de amor propio te identificas?

Con amor,

Andrea