27 Feb

Alimentos que empeoran el estrés, ansiedad y depresión

alimentos que empeoran el estrés

alimentos que empeoran el estrés

Conoce los alimentos que empeoran el estrés y otras emociones .

Sí que hay alimentos que empeoran el estrés y otras emociones negativas como la depresión y la ansiedad. Los alimentos no sólo tienen efecto sobre la salud física de los órganos y el cuerpo sino sobre nuestros estados energéticos.

Recuerda que la salud debe ser tratada holísticamente. Esto quiere decir que debemos tratarla como un conjunto de factores que intervienen al momento de crear salud. Nuestro cuerpo es un sistema, y no sólo es físico; éste cuenta con emociones, sentimientos, energía que fluye a través de él.

No nos limitemos a tratar la salud física con alimentos y medicinas. Así mismo no debemos limitarnos a tratar nuestra salud emocional con espiritualidad y ejercicios para el manejo del estrés.

Nuestra salud emocional también depende de los alimentos que ponemos en nuestra boca. Hay ciertos grupos de alimentos que afectan nuestro sistema nervioso y nos llevan a estados de ánimo muy bajos. Entonces de nada te sirve estar haciendo tus ejercicios para manejar el estrés o leyendo libros de auto-ayuda para superar las situaciones difíciles, si con la alimentación estás saboteando tu estado de ánimo.

Aquí te comparto esos alimentos que empeoran el estrés, la ansiedad y la depresión. También te cuento qué opciones tienes para reemplazarlas.

Cafeína:

alimentos que empeoran el estrés

La principal fuente de cafeína para el mundo occidental es el café. Otras fuentes de cafeína son las bebidas gaseosas negras y todo lo hecho del cacao como el chocolate. La cafeína afecta directamente el sistema nervioso y lo pone en un estado de alerta, ocasionando en muchas personas un pobre descanso durante el sueño, irritabilidad, agitación.

En mi país Colombia, hay toda una cultura alrededor del café y la mayoría de nosotros venimos tomándolo desde temprana edad, a tal punto que pensamos que no nos está haciendo mal y que nuestro cuerpo está totalmente acostumbrado. Pero puede que no sea así en realidad y una vez empiezas a disminuir la ingesta de cafeína te das cuenta de cuánto te estaba alterando.

La cafeína es uno de esos alimentos que sugiero consumir con mucha moderación. Si necesitas la cafeína porque es lo único que te hace sacudir el sueño todas las mañanas y rendir en tus actividades, te recomiendo la moringa. Esta tiene propiedades increíbles que regulan tu energía vital y tus ritmos de sueño y actividad. Tomar té es también una buena opción, en especial si es verde o blanco pues son los que menor cantidad de cafeína tienen. Entonces te dan el empujoncito en la mañana pero sin comprometer el sistema nervioso.

O si lo que te gusta del café es la sensación calientita en tu cuerpo, te recomiendo cambiarla por infusiones herbales libres de cafeína como el tomillo, la albahaca, la yerbabuena, la camomila, entre otros.

Azúcar refinada

alimentos que empeoran el estrés

A los azúcares refinados yo ni siquiera les llamo “alimentos” pues han pasado por tantos procesos antes de convertirse en azúcar blanca, que ha perdido todos sus nutrientes y prácticamente te estás consumiendo es un químico. Al igual que la cafeína afecta al sistema nervioso, lo altera. Pero lo hace de forma muy falsa, ese estado de estimulación y energía solo dura una hora y luego lleva al cuerpo a un bajón total de azúcar, energía y ánimo. Y cuando ocurre ese bajón te llenas de más ansiedad, quieres más dulces y se crea un círculo vicioso.

Siempre cuentas con mejores alternativas para satisfacer tus antojos dulces. Las frutas por ejemplo son la opción más fácil, natural y además llena de fibra. Si tu mayor consumo de azúcar viene de los alimentos que endulzas, te recomiendo reemplazarla por miel de abejas, miel de maple, rapadura o panela, o stevia.

Las bebidas gaseosas y embotelladas normalmente tienen una alta carga de azúcares. Reemplázalas por jugos o licuados naturales, o simplemente agua.

Carnes animales

alimentos que empeoran el estrés

Muchos te dirán que las carnes en general vienen cargadas de antibióticos, hormonas y toxinas indeseadas por el cuerpo. Más allá de eso, quiero hacerte énfasis en el hecho que los animales son seres sintientes con cerebros y también sufren de estrés. Especialmente aquellos que “viven” para ser alimento y no realmente para vivir. Los animales que son destinados para la industria alimenticia, no tienen realmente una vida digna y son sometidos a formas injustas de vida. Ellos sufren de estrés y el estrés es resultado de producir una hormona la cual es tóxica para cualquiera, el cortisol.

Entonces no sólo nos comemos una proteína al comer cualquier tipo de carne, sino que también nos comemos la energía de estrés y toxinas generadas por el mismo cuerpo del animal.

Con esto no te estoy diciendo que está mal comer animal y que hay que ser vegetariano, no. Sólo quiero llamarte la atención sobre cuántos productos animales consumes diariamente pues pueden estar perturbando tu tranquilidad, haciéndote más ansioso, más estresado. Cómo bien dicen “eres lo que comes” o “en lo que comes, te conviertes”. Y de verdad que estos animales de la industria alimenticia no tienen vidas nada tranquilas; al contrario, son llenas de bastante molestia y sufrimiento.

Come las carnes animales siempre con moderación. No necesitas un pedazo gigante para darle a tu cuerpo la proteína necesaria.

Sal

alimentos que empeoran el estrés

Los alimentos altos en sodio alteran nuestra presión arterial, lo cual de entrada nos altera nuestro estado de ánimo. Estos nos hacen deshidratarnos, y a la vez ocasionan la retención de líquidos pues el cuerpo busca protegerse de los altos niveles de sodio internos.

Lleva una alimentación con una ingesta de sal moderada. Y para esto re recomiendo que cocines más en tu casa pues puedes controlar las cantidades de sal. Además te recomiendo evitar todo tipo de procesados pues todos los procesados tienen sodio escondido: entonces puede que conscientemente no estés comiendo sal pero sí lo estás haciendo en exceso.

Te recomiendo cambiar tu sal de mesa convencional por sal marina o sal rosada del Himalaya, las cuales son más bajas en sodio y vienen cargadas de minerales que ayudan al cuerpo en su funcionamiento.

Alcohol

alimentos que empeoran el estrés

El alcohol también estimula la producción de la hormona del estrés, el cortisol. Una copa o un trago de tu bebida alcohólica de preferencia pueden hacerse sentir relajado y feliz, pero más de eso puede traer efectos indeseados para tu cuerpo. El alcohol intensifica la ansiedad y depresión, aumenta el deseo de más alcohol, aumenta la presión arterial, aumenta las ganas de comer más. Todo se traduce al final en más estrés. Por eso es que el alcohol nunca es una buena salida a las malos momentos que muestra la vida.

Conclusión

La vida se vive mejor cuando se lleva en balance. No se trata ahora de evitarlos, tacharlos y ponerlos en lista negra, no. Es bueno conocer los alimentos que empeoran el estrés pues con conocimiento podemos tomar mejores decisiones de vida y hábitos. Si sabes que manejas un alto estrés en tu vida, o que estás sufriendo de depresión o ansiedad, te beneficiará el reducirlos y comerlos con mucha moderación.

¿Puedes identificar cuáles de estos alimentos pueden estar promoviendo el estrés, depresión o ansiedad en tu vida? Déjame saber en la sección de comentarios.

Con amor,

Andrea

05 Ene

Oración para empezar el día positivamente

Una oración para empezar el día positivamente todos los días

Esta oración para empezar el día positivamente te sintonizará desde temprano con tus intenciones de amor y felicidad.

Normalmente despertamos y permitimos que el día nos lleve por delante pero con esta oración eso no sucederá más. De ahora en adelante tu pondrás las pautas de tu día.

Hazla todos los días en las mañanas al despertar y si también lo deseas, ¿por qué no también al ir a dormir cada noche?

Con amor,

Andrea

11 Ago

8 Formas de calmar la ansiedad naturalmente

Conoce algunas formas de calmar la ansiedad de forma natural

La ansiedad es una enfermedad y aunque muy pocos la reconozcamos como tal sí hay fáciles formas de calmar la ansiedad sin tener que recurrir a fármacos o abusar de la comida.

El lunes pasado les quise rescatar un tema que afecta a muchos de nosotros y ese es el hambre emocional. Si aún no has leído al respecto, sigue este link para que te pongas en sintonía. 

El hambre emocional se refiere a comer para llenar nuestros sentimientos y no con el fin de nutrirnos o satisfacer el hambre física. Por su lado, la ansiedad está totalmente ligada a este tema. Una de las metas que más se ponen mis clientes en la práctica de coaching semanal es el controlar la ansiedad.

Me dicen “Es que me da mucha ansiedad, Andrea, y termino comiendo y picando más de lo que debo” o sino “tengo que controlar los antojos durante el día”.

Si te suena familiar alguno de estos enunciados sigue leyendo y mira el video en mi canal de YouTube pues esta información será de utilidad.

Te estarás preguntado: ¿Pero qué tiene que ver la ansiedad con la espiritualidad? Pues tiene mucho que ver. De hecho está estrechamente relacionado.

La ansiedad es una respuesta involuntaria de estrés ante una situación que es percibida como amenazante o peligrosa. Viene acompañada de sentimientos de tensión, irritabilidad, tristeza, cansancio, intranquilidad y hasta enfermedades físicas.

Durante el día experimentamos infinidad de factores que pueden generar ansiedad:

  • el llegar puntual a una reunión de trabajo,
  • el tener a los niños listos para ir a la escuela,
  • el cumplir con una meta y mostrar resultados,
  • el comer saludable y mantenerse en forma,
  • el exceso de ejercicio,
  • la frustración hacia lo que se hace o se deja de hacer,
  • el miedo a afrontrar diversas situaciones,
  • El cumplir con tu horario,
  • Una situación en específica con una persona…

Tú ponle el nombre a la tuya (o tuyas).

Y más allá de lo obvio que suena decir que hay que aprender a manejar el estrés y controlar estas respuestas involuntarias negativas; es necesario saber que toda emoción tiene un efecto físico en nuestro cuerpo. Cualquier situación que nos produce estrés, cualquier sentimiento negativo o ansiedad hace que nuestro cuerpo produzca una sustancia química llamada cortisol.

El cortisol, mejor conocido como la hormona del estrés, puede llegar a enfermarnos intensamente en el plano físico. Un producción constante de cortisol  priva el normal funcionamiento de nuestras funciones vitales, por tanto nuestro cuerpo deja de funcionar correctamente y aparecen infinidad de síntomas y enfermedades:

  • Problemas digestivos
  • Enfermedades auto-inmune
  • Caída del cabello
  • Acné
  • Insomnio
  • Retención de toxinas
  • Subida de peso aún llevando una alimentación sana
  • Infertilidad y disfunción sexual
  • Inflamaciones (todas las enfermedades terminadas en “itis”)
  • Cáncer, alzheimer, diabetes, etc

Si piensas que vivir estresado y con ansiedad es lo normal y toca sobrellevarlo como se pueda, lo más probable es que ya estés o termines sufriendo algunas de estas y otras enfermedades.

Una respuesta muy común a altos niveles de estrés y ansiedad es el hambre emocional. Tendemos a sobre-comer y abusar de la comida para llenar los vacíos que tenemos a nivel emocional.

Si me has escuchado hablar de comida primaria y comida secundaria, sabes que la secundaria es aquella que va en el plato y la primaria está constituida por tus relaciones interpersonales, ocupación o carrera, actividad física y espiritualidad. La salud se crea cuando hay balance entre comida primaria y comida secundaria. Cuando hay vacíos en la primaria, tendemos a llenarla con secundaria.

La comida es el método anti-estrés más abusado por todos.

Es por eso que es tan importante velar por mantener un balance en nuestra vida para realmente crear salud.

Hoy te regalo estas 8 formas de calmar la ansiedad naturalmente:

  1. 5-10 minutos de meditación diaria. Chequea este capitulo de Jueves Espiritual dedicado a la meditación.
  2. Colorear mandalas; compra un libro de mandalas para colorear o imprime las figuras en tu casa.
  3. Actividad física: la actividad física o deportes que no requieren mucha concentración ayudan a liberar toxinas y energías bloqueadas.
  4. Yoga: hay muchas posturas (asanas) que tienen un efecto terapéutica para los chakras o centros energéticos que controlan el estrés, la ansiedad y los miedos.
  5. Planea  y haz meriendas cumplidamente. Meriendas naturales como frutas, nueces, avena cocida con canela, farfait con yogurt y granola sin azúcar, té de manzanilla.
  6. Reduce o elimina azúcar y harinas refinadas y la cafeína. Reduce todas las bebidas y comidas con azúcares añadidos y lo derivado de la harina fortificada como el pan, la pasta, las galletas, rosquillas. Disminuye la cafeína.
  7. Aceites esenciales: Te recomiendo inhalar y hacerte masajes con aceites esenciales de bergamota, vetiver, naranja, eucalipto, lavanda, romero o albahaca.
  8. Duerme mínimo 7 horas cada noche

¿Cuál o cuáles de estas formas de calmar la ansiedad te gustaría probar? ¿Puedes identificar qué está causando tu actual ansiedad o estrés o hambre emocional?

Déjame saber si quieres profundizar más sobre alguna de las formas de calmar la ansiedad y con gusto dedicaremos un capítulo de Jueves Espiritual a ello.

Con amor,

Andrea